“Aves del frío” (J. Márquez)

Córdoba no destaca por la altitud de sus sistemas montañosos. La cima de La Tiñosa, con 1568 m.s.n.m. y situada en el Parque Natural Sierras Subbéticas, es el lugar más elevado del territorio provincial. No obstante, estos relieves escarpados y ondulantes dan cobijo a especies que gustan de vivir en entornos elevados. Más concretamente durante el periodo invernal, cuando las cumbres subbéticas aparecen ocasionalmente cubiertas por la nieve, los roquedos calizos y los cañones acogen a una especie muy singular de ave: el acentor alpino.

Los acentores alpinos crían en los puntos más altos de las cordilleras más altas. Son, a todas luces, animales de altitud. Pero el invierno aprieta, incluso en Andalucía, y el frío y la nieve les obligan a moverse para sobrevivir. Es entonces cuando en cualquier inocente paseo por alguno de los senderos que atraviesan estas montañas puede tenerse la suerte de descubrir la silueta redondeada, parda y no demasiado inquieta del Prunella collaris. A buen seguro se les observará andurreando tranquilamente de roca en roca en busca de invertebrados, y normalmente en grupos. Con algo más de suerte, y gracias al carácter habitualmente tranquilo de los susodichos, se podrá conseguir llevarse a casa algunas fotos de recuerdo. A veces hay que pasar frío para ver pájaros.